Nuevas Misericordias - Ansiedad

Al centro de la ansiedad, se encuentra una autosuficiencia no saludable, poco útil y no bíblica que simplemente no puede soportar las cargas de la vida. Dios nunca quiso que la confianza en uno mismo cargara ese peso por nosotros.

Se ha dicho que la ansiedad viene cuando miramos nuestras circunstancias y luego miramos nuestra habilidad, pero la fe viene cuando miramos nuestras circunstancias y luego la capacidad de Dios.

La mayoría de nosotros creemos, con bastante facilidad, en el poder soberano de Dios (Efesios 1:11), pero hay veces que descuidamos o olvidamos que realmente se aplica a nosotros: a nuestras vidas personalmente y específicamente a nuestras circunstancias.

Debemos recordar que el poder de Dios es ahora nuestro por medio de Cristo (Efesios 1: 19–20), y que nos promete nuevas misericordias cada mañana:

“¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana. Me digo: «El Señor es mi herencia, por lo tanto, ¡esperaré en él!».” Lamentaciones 3:22-24

En Cristo, el amor inquebrantable de Dios por ti nunca cesará. Nunca. Sus misericordias nunca terminarán. Nunca. Serán nuevas cada mañana, y él será fiel para traértelas. Si Dios es tu mayor tesoro, si Dios es lo que más amas, tu herencia, entonces puedes esperar en él con estas promesas inquebrantables.

Jeffrey Hernandez